Tlachtli, el juego de pelota prehispánico

18 06 2010
Tlachtli, el juego de pelota prehispánico

Tlachtli, el juego de pelota prehispánico

Tlachtli
. El juego de pelota prehispánico.
 

 

El tlachtli se puede considerar como el antecedente prehispánico del moderno juego del futbol.

Aunque el tlachtli se jugaba con las caderas algunos elementos son semejantes a los del futbol contemporáneo. Por ejemplo el que se juegue en una cancha rectangular con gradas a las orillas.

El uso de una pelota elástica de dimensiones semejantes a la del balón de futbol. El enfrentamiento entre grupos de jugadores. Pero sobretodo la ritualización de este espectáculo es la razón del porque ahora hay tantos seguidores del futbol contemporáneo, una continuación de aquel antiguo juego.

En el tlachtli el balón es el sol, el astro mayor convertido en deidad; Tonatiuh, que va y viene de un lado al otro.

El actual estado de Tlaxcala, Tlachcala, era la casa del juego de pelota. También lo era Taxco o Tlaxco en el estado de Guerrero. Este juego estuvo asociado al tonalpohualli y el día 4-movimiento, nahui-ollin, representado por el sol era su día representativo. En el occidente del país a este juego se le denomina Ulama, palabra asociada al día ullin u ollin.

Los dioses jugaban con la pelota; el Sol. La pelota se hacia de hule, producto de la savia de una especie de árbol tropical endémico de América. Las hojas de este árbol son grandes y producen una sombra envidiable para las épocas de calor. Recordemos que antes de que existiera la industria petrolera generadora de todo tipo de plásticos las pelotas se hacían de hule.

Las pelotas prehispánicas se hacían con esta materia prima y se conocía la vulcanización, un proceso físico-químico un tanto complejo, un misterio para la arqueología saber como se llegó a conocer este proceso en épocas remotas.

La siguiente información esta tomada del blog:

http://bitacoracultural.com/index.php?option=com_content&task=view&id=633

Proceso de vulcanización de más de 3 mil 500 años

Tecnología Olmeca

A diferencia de la técnica de Charles Goodyear, la de  los Olmecas no contamina

En  1939, el estadounidense Charles Goodyear  descubrió –por casualidad– el proceso químico que más tarde se conocería como vulcanización, esto sucedió cuando mezcló hule con azufre y formó una masa dura y resistente, sin embargo, hace más de tres mil 500 años, los Olmecas utilizaron un procedimiento similar para crear pelotas de hule de uso ceremonial, para el juego de pelota y otros utensilios.

En 1989, durante la realización del proyecto de rescate y salvamento de piezas arqueológicas del cerro El Manatí, ubicado al sur del estado de Veracruz, sobre la cuenca del Río Coatzacoalcos; en el ejido de El Macayal perteneciente al municipio de Hidalgotitlán, los arqueólogos Ponciano Ortiz y María de Carmen Rodríguez, descubrieron 12 pelotas de hule asociadas con ofrendas de hachas (varias de jadeíta).

Los investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se sorprendieron por el perfecto estado de conservación de las pelotas de hule, pese al paso de los años, y esa situación los llevó a pensar que eran resultado de algún proceso similar a la vulcanización que las hizo resistentes al tiempo y las condiciones atmosféricas en las que se encontraban.

Tras años de investigación y varios estudios en los que participaron especialistas  estadounidenses de Cambridge se logró establecer que para la creación de las pelotas, los Olmecas mezclaron látex del árbol de hule, cuyo nombre científico es Castilla Elástica, con una especie de enredadera con flores llamada Ipomoea alba –cultivada en las regiones tropicales de México–, la cual contiene látex con sulfuros, es decir, azufre.

Las reacciones químicas que produce la mezcla de los dos látex permite la vulcanización, es decir, los átomos de azufre se entrelazan a las cadenas poliméricas de isoprenos del hule, convirtiendo el látex en un material duro y resistente. Mejorando así su uso y durabilidad.

Los antiguos mesoamericanos procesaban el hule o “ulli” de la siguiente manera: realizaban una incisión en el árbol Castilla Elástica para obtener de ahí la savia, que en su estado natural es un líquido lechoso y pegajoso, el cual al secarse es muy frágil y no logra retener las formas.

Este líquido era recabado en vasijas que colocaban al pie del tronco del árbol, por otro lado recolectaban la enredadera cuyo nombre científico es Ipomoea alba, ésta era triturada hasta obtener un líquido, cuando ya se tenía una cantidad suficiente éste era vertido en un recipiente, donde previamente había sido vaciado el látex, después de remover y mezclar aproximadamente 15 minutos, el látex se solidificaba y se formaba una masa blanca que era sacada del recipiente para poderse manejar, entonces comenzaban a moldear las pelotas y otros utensilios como bandas elásticas y figurillas de hule.

A diferencia del proceso descubierto por Charles Goodyear, en el que se necesita de grandes cantidades de fuego para poder realizar la homologación del azufre con el látex,  no es contaminante porque no desprende partículas tóxicas.

Los Olmecas no sólo utilizaban el látex como materia prima para realizar pelotas y otros objetos, sino que también lo ofrecían en sus ceremonias rituales, en forma líquida; además servía como uso cotidiano para la impermeabilización de telas y utensilios.

LAS PELOTAS DE HULE DEL CERRO MANATÍ

Los arqueólogos Ponciano Ortíz y María del Carmen Rodríguez señalan que en el sitio sagrado del Cerro de El Manatí se efectuaron hace más de tres mil años importantes ceremonias religiosas.

Una o varias aldeas, por algún motivo, practicaron subsecuentemente varias ceremonias a través de un largo tiempo que culmina con la ofrenda masiva de esculturas labradas en madera acompañadas de diversos elementos entre los que se encuentran las 12 pelotas de hule.

En el cerro, y de acuerdo con la información de los investigadores, se  descubrieron tres fases de ofrendamiento, en las cuales las pelotas fueron una constante. De la primera fase, fechada mediante el carbono 14 en el año 1600 a. C., se rescataron dos bolas asociadas con ofrendas de hachas.

En la segunda fase, alrededor de 1500 a.C., también se localizaron tres bolas, las cuales se encontraron alineadas hacia el noreste, éstas al igual que las de la primera fase tienen un diámetro que oscila entre ocho y 15 cm.

De la última fase, aproximadamente en el 1200 a.C, se hallaron un conjunto de dos pelotas, que estaban acompañadas por dos bastones de mando, estas bolas tienen un diámetro de 25 centímetros.

Para los arqueólogos este hallazgo demuestra la importancia ritual del juego de pelota, el cual se mantuvo hasta la última fase de las ofrendas. El cambio de tamaño en las bolas, explican los expertos, puede indicar cambios en la forma del juego.

Los campesinos que tuvieron el primer encuentro con estos altares, localizaron por lo menos cinco más, por lo que en total en El Manatí, se rescataron 12 bolas, lo que indica la relevancia de esta ceremonia para los Olmecas.

Pese a que las pelotas se encontraron en muy buen estado de conservación, su preservación ha sido difícil porque no se ha descubierto el proceso para evitar su degradación. No obstante, los especialistas del Centro INAH-Veracruz trabajan en la investigación de métodos para poder conservar estos ejemplares, únicos en el mundo, pues son de gran aporte informativo para entender más sobre la cultura Olmeca, llamada también cultura madre. 

Proceso de vulcanización de más de 3 mil 500 años

Tecnología Olmeca

A diferencia de la técnica de Charles Goodyear, la de  los Olmecas no contamina

En  1939, el estadounidense Charles Goodyear  descubrió –por casualidad– el proceso químico que más tarde se conocería como vulcanización, esto sucedió cuando mezcló hule con azufre y formó una masa dura y resistente, sin embargo, hace más de tres mil 500 años, los Olmecas utilizaron un procedimiento similar para crear pelotas de hule de uso ceremonial, para el juego de pelota y otros utensilios.

 En 1989, durante la realización del proyecto de rescate y salvamento de piezas arqueológicas del cerro El Manatí, ubicado al sur del estado de Veracruz, sobre la cuenca del Río Coatzacoalcos; en el ejido de El Macayal perteneciente al municipio de Hidalgotitlán, los arqueólogos Ponciano Ortiz y María de Carmen Rodríguez, descubrieron 12 pelotas de hule asociadas con ofrendas de hachas (varias de jadeíta).

Los investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se sorprendieron por el perfecto estado de conservación de las pelotas de hule, pese al paso de los años, y esa situación los llevó a pensar que eran resultado de algún proceso similar a la vulcanización que las hizo resistentes al tiempo y las condiciones atmosféricas en las que se encontraban.

Tras años de investigación y varios estudios en los que participaron especialistas  estadounidenses de Cambridge se logró establecer que para la creación de las pelotas, los Olmecas mezclaron látex del árbol de hule, cuyo nombre científico es Castilla Elástica, con una especie de enredadera con flores llamada Ipomoea alba –cultivada en las regiones tropicales de México–, la cual contiene látex con sulfuros, es decir, azufre.

Las reacciones químicas que produce la mezcla de los dos látex permite la vulcanización, es decir, los átomos de azufre se entrelazan a las cadenas poliméricas de isoprenos del hule, convirtiendo el látex en un material duro y resistente. Mejorando así su uso y durabilidad.

Los antiguos mesoamericanos procesaban el hule o “ulli” de la siguiente manera: realizaban una incisión en el árbol Castilla Elástica para obtener de ahí la savia, que en su estado natural es un líquido lechoso y pegajoso, el cual al secarse es muy frágil y no logra retener las formas.

Este líquido era recabado en vasijas que colocaban al pie del tronco del árbol, por otro lado recolectaban la enredadera cuyo nombre científico es Ipomoea alba, ésta era triturada hasta obtener un líquido, cuando ya se tenía una cantidad suficiente éste era vertido en un recipiente, donde previamente había sido vaciado el látex, después de remover y mezclar aproximadamente 15 minutos, el látex se solidificaba y se formaba una masa blanca que era sacada del recipiente para poderse manejar, entonces comenzaban a moldear las pelotas y otros utensilios como bandas elásticas y figurillas de hule.

A diferencia del proceso descubierto por Charles Goodyear, en el que se necesita de grandes cantidades de fuego para poder realizar la homologación del azufre con el látex,  no es contaminante porque no desprende partículas tóxicas.

Los Olmecas no sólo utilizaban el látex como materia prima para realizar pelotas y otros objetos, sino que también lo ofrecían en sus ceremonias rituales, en forma líquida; además servía como uso cotidiano para la impermeabilización de telas y utensilios.

LAS PELOTAS DE HULE DEL CERRO MANATÍ

Los arqueólogos Ponciano Ortíz y María del Carmen Rodríguez señalan que en el sitio sagrado del Cerro de El Manatí se efectuaron hace más de tres mil años importantes ceremonias religiosas.

Una o varias aldeas, por algún motivo, practicaron subsecuentemente varias ceremonias a través de un largo tiempo que culmina con la ofrenda masiva de esculturas labradas en madera acompañadas de diversos elementos entre los que se encuentran las 12 pelotas de hule.

En el cerro, y de acuerdo con la información de los investigadores, se  descubrieron tres fases de ofrendamiento, en las cuales las pelotas fueron una constante. De la primera fase, fechada mediante el carbono 14 en el año 1600 a. C., se rescataron dos bolas asociadas con ofrendas de hachas.

En la segunda fase, alrededor de 1500 a.C., también se localizaron tres bolas, las cuales se encontraron alineadas hacia el noreste, éstas al igual que las de la primera fase tienen un diámetro que oscila entre ocho y 15 cm.

De la última fase, aproximadamente en el 1200 a.C, se hallaron un conjunto de dos pelotas, que estaban acompañadas por dos bastones de mando, estas bolas tienen un diámetro de 25 centímetros.

Para los arqueólogos este hallazgo demuestra la importancia ritual del juego de pelota, el cual se mantuvo hasta la última fase de las ofrendas. El cambio de tamaño en las bolas, explican los expertos, puede indicar cambios en la forma del juego.

Los campesinos que tuvieron el primer encuentro con estos altares, localizaron por lo menos cinco más, por lo que en total en El Manatí, se rescataron 12 bolas, lo que indica la relevancia de esta ceremonia para los Olmecas.

Pese a que las pelotas se encontraron en muy buen estado de conservación, su preservación ha sido difícil porque no se ha descubierto el proceso para evitar su degradación. No obstante, los especialistas del Centro INAH-Veracruz trabajan en la investigación de métodos para poder conservar estos ejemplares, únicos en el mundo, pues son de gran aporte informativo para entender más sobre la cultura Olmeca, llamada también cultura madre.

Anuncios

Acciones

Information

9 responses

18 06 2010
Oli

Como siempre muy interesante.

21 06 2010
Fernando Avendaño

Buenas tardes

Un placer saludarte, muchas gracias por tu información es de gran importancia para mi.

No se si me puedas apoyar en esto: fíjate que tengo muchas dudas referente a el tonalli personal, en algunos libros lo sacan de una forma, y en otros las variantes son mínimas pero de igual forma hacen que cambie.

Por ejemplo yo soy del 11 dic 1984 nací a las 9:20 para algunos soy matlactliomome Mazatl, en otra soy 13 Tochtli, siempre refieriendose a mi trecena con Ce Cuscacuahtli, pero la verdad estoy algo echo volas.

En unos dice que al bisiesto se le agrega 1/1 pero en otros argumentan que el año empieza el 25 de febrero y si una fecha esta antes se toma el año anterior inmediato, también referente a los cargadores o tamemes algunos escritos dicen que estamos en los tamemes pasados, no se si tu me puedas orientarme en esto,

Y abusando de tu amabilidad no sabes en donde se puede estudiar todo esto, soy del d.f. por colonia del valle y ya tengo tiempo estudiando esto pero por mi cuenta por libros y consiguiendo copias de códices, y en la red, aunque aveces es muy difícil por las variantes, de todas formas muchas gracias y felicidades por tu blog, es muy bueno

22 06 2010
Raúl González Cortés

Gracias por leer mi blog y más por escribirme.
Respondiendo a tus preguntas te diré:
El problema de encontrar una correlación entre el tonalpohualli y el calendario Juliano-gregoriano es tremendo.
En el blog estoy dando algunos elementos que apuntalan la hipótesis que estoy manejando. Espero que sigas este blog para que poco a poco trates de comprender lo que escribo. Se han realizado congresos para ponerse de acuerdo en este problema, la correlación pero aun no hay un consenso. En estos congresos han participado personas de las mas disímiles niveles de concepción del problema y trayectorias académicas. Se ha aprendido mucho en estos ejercicios intelectuales para hallar la correlación absoluta. Aun no se ha logrado nada. Se sigue estudiando el caso.
Por mi parte ya le ha dado punto final a este tema y estoy por presentar un libro que aclara el asunto: la correlación. Te pondré al tanto de la presentación.
El problema es complejo y sencillo a la ves. Hay que sortear algunos prejuicios que se tiene acerca de los avances intelectuales en el mundo prehispánico. No es sencillo, la academia es muy rígida y asume su papel. Los que han investigado por su cuenta a veces no poseen método y lo mas grave no producen pensamientos lógicos. Sin embargo las dos partes tienen hallazgos. En lo particular yo no soy arqueólogo, vengo del diseño gráfico y de la pintura, a la que me dedico. Eso no me preocupa en lo mas mínimo. Mientras produzca investigación original me basta. Perdón por el tono.
Mas tarde te envío tu tonalli, pero mas que eso me gustaría que conocieras la investigación que he hecho y que estoy a punto de publicar. Saludos.

22 06 2010
Raúl González Cortés

Eres 12-lagartija.
La combinación de Venus-Quetzalcoatl.
Felicidades.
Mas adelante iré abonando datos para que cada quien calcule su tonalli.
Uno de los objetivos de este blog es ir aportando datos para sustentar la propuesta de correlación resultado de esta investigación.
Tenme un poco de paciencia.
Saludos.

23 06 2010
Fernando Avendaño

Muchas gracias y quedo muy pendiente. Sobre todo es un placer aprender de ti como de todo y de todos en general.

23 06 2010
Raúl González Cortés

Ten paciencia y buen humor. Saludos.
Si gustas el sábado 22 de junio, voy hablar de estos temas en Xochimilco a las 5 p.m.
En el claustro de la parroquia de San Bernardino de Siena.
La entrada es libre.

23 06 2010
Raúl González Cortés

Perdón por la equivocación en la fecha. Es el 26 de junio a las 5pm en el claustro de la parroquia de San Bernardino de Siena.
La entrada es libre

1 07 2010
Fernando Avendaño

Una Disculpa mi hermano no pude asistir, de echo fue por que no habia podido checar mi correo.

Te agradezco mucho la invitación y si tienes otra precentacion avísame y con mucho gusto asistiré.

Un saludo bien grande………

8 10 2010
Raúl González Cortés

Ya esta disponible en el blog un método para obtener tu tonalli. Espero sea claro en la explicación. Cualquier duda estoy a tus órdenes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: