¡Feliz nueva era Maya!

22 12 2012
Nueva era Maya

Esta es la forma en como se escribe el 21 de diciembre del 2012 en maya.

Anuncios




Hoy 20 de diciembre del 2012, 13.0.0.0.0 4-ahau, 8 kumku, el último día de la serie larga de los Mayas

20 12 2012

Al amanecer del día de hoy 20 de diciembre del 2012 comenzará el día 4-flor, la fecha final del cómputo largo de los Mayas. Es el día 13.0.0.0.0 de la cuenta maya llamada cuenta larga. Esta notación en sistema vigesimal consiste en 13 veces 144000 días, equivalentes a 1872000 días. Un día antes fue en esta serie larga el día: 12.19.19.17.19 3-lluvia 7-cumku. La segunda cifra de derecha a izquierda no puede contener 18 veces 20 de manera que al aumentar en un día la cifra inicial a la derecha toda la serie muda a ceros y la cifra 12 se transforma en 13.

En la imagen arriba se mira la sección ampliada a una pagina del Códice Dresde de origen Maya se pueden observar los símbolos 4-ahau, 8 cumku. 4 ahau representado por 4 puntos rojos y ahau por un glifo parecido a una “carita”. El 8 kumku se localiza a la derecha de este símbolo.

El 4-ahau corresponde a una combinación de la serie de los 260 días, del tzolkin, el último de las series de la cuenta larga. El 8 cumku representa al día 9, nueve, de la veintena de kumku. La veintena de kumku, la última veintena del Haab, calendario civil de 365 días. Este calendario dará fin el último día del mes de diciembre del 2012. Al amanecer del 1 de enero del 2013 comenzará una nueva serie de 365 días y la inaugurarán los 5 días UAYEB, los días enanos . Por lo tanto el calendario HAAB Maya, y el calendario gregoriano comenzarán el mismo día. Una “coincidencia” mas de los Mayas.





Si los mayas no se hubieran muerto todavía vivirían.

18 12 2012

El fin del mundo se acerca y los mayas lo vaticinaron, con estas palabras se asocia a los mayas en estos momentos. La “profecía maya” del 2012, 21 de diciembre no es tan maya como parece. El 21 de diciembre de este año concluirá un conteo de 1872000 días y comenzará otro de la misma duración. La firma de los mayas esta presente en esta fecha porque la correlacionaron con un evento astronómico: un solsticio de invierno para la latitud norte. Esa es la gran hazaña, enviarnos un mensaje desde el tiempo pasado que nos recuerda que hubo culturas mas aventajadas que las de nosotros con todo el internet y naves espaciales.

Haber logrado esa exactitud no es cosa mínima si se considera que en esos tiempos se estaba según la arqueología oficial en la edad de piedra. A “ojo pelón” y con paciencia y buen humor se dejaba constancia de los días transcurridos hasta llegar a contar 1872000 días, un equivalente a 5125 años y un tantito mas. Se necesitaron muchas generaciones de humanos para poder seguir la cuenta de los días. Es maravilloso que podamos tener la oportunidad de vivir este momento de cambio de era. Disfrutemos este momento. Es un tiempo que se puede aprovechar para un cambio y que seguramente se va a dar. Habrá sorpresas, el sureste mexicano esta vivo.

Sin embargo no todo es miel sobre hojuelas. La cuestión de asociar a los mayas con cataclismos y apocalipsis no es propia de los mayas en el sentido que se le esta dando en estos momentos. Los mayas si eran adeptos a eso de las profecías, no se puede negar, lo dice el Chilam Balam. Pero nunca hablaron de: 3 días de oscuridad, cambio de polos magnéticos, llamaradas solares, llegada de extraterrestres en el planeta Nibiru etc.

Los 3 días de oscuridad al parecer esta obtenido de la cultura Cristiana que relaciona estos tres días de oscuridad con el acontecimiento que según se cuenta se dieron durante el sacrificio de Jesucristo. La llegada del planeta Nibiru y los anunakis es una interpretación a las historias sacadas de una serie de libros basados en la cultura sumeria. Y conste que no descarto la existencia de extraterrestres.  El cambio de polos magnéticos y las llamaradas solares esta de por verse, son conocimientos modernos que bien pudieron haber conocido nuestros antepasados.

Pero algo que es evidente en esta cosa de los vaticinios apocalípticos es la intromisión de Nostradamus. ¿Qué tiene que ver Nostradamus en la cultura maya? Discúlpenme pero eso si ya son “jaladas de los pelos”.

Los mayas eran científicos, Nostradamus un charlatán.





¡Feliz año 2012!

1 01 2012

El Blog del Tonalpohualli te desea los mejores deseos para este 2012.

En la cuenta larga de los Mayas este es el día correspondiente al Primero de enero del año 2012.

12.19.19.0.6, 1 cimi, 19 cumku.

12.19.19.0.6, 1 cimi, 19 cumku

El año comienza con una interesante coincidencia: el día 1-cimi, 19 cumku corresponde al último de la serie de las 18 veintenas que forman el calendario habb. El 2 de enero del 2012 iniciarán los días uayeb, los cinco días enanos, los aluxis, días gnomos del calendario. Es muy probable que estos días iniciaran las cuentas de los 365 días del calendario Habb. Si esto fuese así el inicio del próximo año 2013 coincidirán los dos calendarios; el Maya y el Gregoriano.

El año Habb era el calendario civil de los Mayas y estaba constituido por 18 veintenas a los cuales se les agregaba 5 días mas en un pequeño “mes” llamado periodo Uayeb. Este calendario Habb corría paralelamente a la cuenta larga de los Mayas pero no coincidían sus inicios ni términos, ya que en el calendario de la cuenta larga se consideran periodos de 360 días. Por eso el fin de la era maya no coincidirá con el fin de un año de tipo Habb. Sin embargo este periodo si terminará a la par del calendario Gregoriano. Sugerente coincidencia ¿verdad?





Se acerca el gran día. Amanecer del 21 de diciembre del 2012 en México.

28 07 2010

Se acerca el gran día.

Amanecer del 21 de diciembre del 2012 en México. En los cómputos mayas será el fin del día 4-flor, 4-ahau. Al salir el sol el día cambiará a 5-cocodrilo, 5-imix.

A fines del 2012 la población mundial se va a dividir en tres partes debido al fin de la era maya e inicio de una nueva era de otros 1872000 días.

La primera parte serán aquellos que no le tomen importancia a este evento programado por la civilización mesoamericana. El solsticio será para ellos como un día común y si pasa algo ya no vivirán para contarlo.

La segunda parte estará formada por aquellos que no creen en la posibilidad de un cambió radical en las estructuras físicas del planeta tierra o de las mentes humanas. El solsticio de invierno o de verano de acuerdo al hemisferio en donde se encuentren será visto como un día cualquiera. Solo que si pasa algo al menos estuvieron informados y podrán tomar algunas decisiones aunque sea demasiado tarde.

La tercera parte la constituirá una población informada que crea en la posibilidad de un cambio radical en las estructuras físicas y mentales del planeta tierra y de la humanidad. Pero como es una creencia habrá que esperar el desenlace de tal evento. Si pasa algo catastrófico será demasiado tarde para hacer algo, algunos quizá sobrevivan en algún rincón del planeta. Pero si no pasara algo extraordinario en el plano de la geografía planetaria ¿no valdrá la pena comenzar a realizar una gran fiesta, que rememore la sabiduría de los pueblos mesoamericanos que pusieron al mundo contemporáneo a pensar en el fin de sus días?





El 2012, el cómputo maya de los días.

24 03 2010

El 2012 está causando una gran expectativa. La pregunta que todos se hacen es ¿se va a acabar el mundo? o ¿qué cosa va a pasar?

Las respuestas a estas preguntas tienen que ver con el enfoque con los cuales se aprecien estos fenómenos astronómicos que los mayas dejaron marcados en sus cronologías.

Conforme se aproxime la fecha clave 21 de diciembre del 2012 4-ahau en los cómputos mayas, la discusión y la polémica ira en ascenso. Llegado el día solo el tiempo dará el último veredicto. Mientras tanto debemos conocer algunos elementos en los cuales se basan estas dos posiciones: las científicas y las esotéricas.

Por un lado están los científicos y por otro los que manejan la tradición, el esoterismo.

Los primeros, los científicos, argumentan que es solo una fecha como cualquier otra que los mayas dejaron escrita solo para contabilizar sus días, es decir que para el solsticio del 2012, 21 o 22 de diciembre no habrá de ocurrir nada espectacular salvo que algunos vivillos hagan pingües negocios en estas fechas.

Los segundos afirman que será un momento de un gran cambio, un cambio planetario debido a la alineación planetaria con el centro de la galaxia en la que vivimos, vendrán cambios a nivel climático, los volcanes despertarán, vendrán fuertes huracanes y mas aún: el eje de la tierra se moverá bruscamente, mas que lo que se movió durante los terremotos de Haití y de Chile, causando tremendos terremotos y en fin, un Apocalipsis. El resultado un borrón y cuenta nueva de la cual nacerá una nueva humanidad basada en la fraternidad.

Les propongo una cosa, porque no juntamos esas dos vertientes y ganamos todos. Conocemos astronomía, historia antigua, hacemos turismo y con ellos inyectamos a la economía nacional algunos “dolarucos” y de paso nos ponemos en la misma frecuencia para lograr un cambio conciente y positivo en la sociedad mundial. México estará en el ojo del huracán, preparémonos, saquemos provecho a esta fecha para bien de la humanidad y de nosotros mismos.

 La cuenta larga:

Los mayas contaban sus días en periodos de 260 días llamados tzolkin. Cada 72 periodos de estos almanaques se completaban 52 años de 360 días y esperaban con ansiedad el fin de un ciclo compuesto de 7200 veces 260 días, 5200 veces 360 días, un aproximado a 5125 años.

Un Ingles apasionado de los mayas en el siglo pasado llamado Erick Thompson, descubrió que los mayas tenían un cómputo largo de mas de 5 mil años y calculó que la fecha en la que iniciaron estas cuentas había sido a inicios de agosto del año 3113 antes de cristo.

Notó que los mayas grababan el número 1872000 días antes de consignar una fecha para algún acontecimiento importante en el ámbito social, político o astronómico. Esto supone que los mayas esperaban el fin de este ciclo para comenzar otro y si ellos estuvieran aún vivos como cultura en este momento estarían muy preocupados o bien ocupados haciendo un gran jolgorio.

Los astrónomos mayas colocaron el último de sus días en la fecha solsticial 21 de diciembre del 2012 con la combinación 4-ahau del tzolkin o tonalpohualli. En términos científicos esto es un alarde de conocimiento para aquellas épocas cuando se supone que no se contaban con instrumentos tan precisos para determinar la duración del año trópico. Recordemos que el año trópico en occidente o sea en Europa se calculó a fines del siglo XVI de nuestra era, hace 400 años, durante la corrección que el Papa Gregorio XIII autorizó hacer al calendario Juliano, basado en el cálculo de dos astrónomos y matemáticos de nombres Clavius y Lilius. Los mayas habían hecho este cálculo hacia mas de 5000 años por decir lo menos pues si este si el sistema de contar los días en periodos de 260 ya se usaba para esas épocas quiere decir que hubo un periodo semejante de 1872000 que le antecedió a esta era. Esto es que la cuenta maya se proyecta a más de 10000 años de antigüedad.

Pero para asombro mayor el asunto va mas lejos, pues al parecer un periodo de 1872000 días es la quinta parte del ciclo del movimiento de precesión de la tierra. El movimiento de precesión es un bamboleo cósmico que la tierra hace semejante al movimiento que un trompo hace cuando ya va a caer, cuando decimos que ya está borrachito. Se llama de precesión porque precede al fin o cese del movimiento y dura aproximadamente 26000 años.

Es muy probable que la era maya esté basada en este ciclo mayor de manera que debemos suponer una enorme cantidad de años que esta cultura vivió.

¿Si los mayas de ese entonces no contaban con instrumentos y tecnología como telescopios como hicieron para ver este movimiento?

La repuesta es compleja pero se puede vislumbrar que ellos tenían mas paciencia que nosotros y pasaban de generación en generación información al respecto para computar los ciclos mayores.

En el aspecto técnico ellos se basaban en los amaneceres y las salidas del sol en el horizonte. De esa manera se pueden computar los años y por supuesto los solsticios, los puntos máximos a donde el sol puede salir, visto desde un punto fijo, a lo largo de un año. El movimiento de precesión se pudo observar notando los cambios en su posición que estos puntos solsticiales sufrían a lo largo de miles de años. Obviamente esto no lo pudo ver un astrónomo en vida de manera que tenía que guardar su información y depositarla en sus descendientes. Con este breve ensayo creo que queda claro que la cuenta maya de los días tuvo fundamentos científicos.

Fue una empresa complejísima y por eso creo que vale la pena que este 21 de diciembre del 2012 hagamos una gran fiesta astronómica para recordar a estos seres maravillosos y después que se acabe el mundo y comience uno nuevo.