Los fuegos nuevos. Conferencia.

12 02 2021




La correlación fuegos nuevos

3 03 2020

El inicio de los ciclos de 52 periodos de 365 días enteros se les llamó fuegos nuevos en el México prehispánico. Un periodo de 29 de ellos constituye una era cosmogónica y equivalen a 1508 años civiles o 1507 años reales o trópico. Los antiguos mexicanos hasta la época de la conquista median los años en periodos de 365 días exactos de amanecer a amanecer. No usaron un sistema para ajustar el año a una aproximación al tiempo real que en el mediterraneo se le denominó el año bisiesto. Nunca existió el bisiesto en el sistema calendárico mesoamericano. El año 2020 corresponde al año 8-pedernal y comenzó el 23 de octubre del 2019. Su marcador fue el 11 de enero del 2020, el día 8 pedernal que le dá nombre al año. Así lo hacían los Toltecas y así lo heredaron a las comunidades que vivían en el Valle de México entre ellos los aztecas. Si hoy en día algunos grupos festejan el inicio del año prehispánico en una fiesta fija esto es un error puesto que los años se van recorriendo hacia atrás en relación al calendario juliano-gregoriano.

Los siguientes esquemas muestran los inicios de los períodos de 52 años a partir de la era cristiana. Estos gráficos forman parte de mi libro que se llama “1508 LOS FUEGOS DEL TIEMPO”

1234

1235

En este diagrama se observa que en el día 13 de marzo del año de 1403 comenzaba un fuego nuevo.  12 días antes comenzaba la cuenta en el día 1-cocodrilo en el 1 de marzo. Esta fecha 1 de marzo el Fraile Diego Durán lo dejó escrito diciendo que era la fecha en la cual los antiguos mexicanos comenzaban a medir sus años, sin saber con claridad que los sabios indígenas no contaban los bisiestos y que su año era de 365 días. Durán al ver este inicio 1-cocodrilo de las cuentas en la serie inicial que se pintaban en los tonalamatl pensó que era ahí en donde comenzaban los años y se maravilló con que en el primero de marzo era el día en el que los antiguos romanos comenzaban su año. En realidad el año prehispánico para 1403 comenzaba el 13 de marzo que si le hacemos el ajuste gregoriano da como dato que este fuego nuevo comenzó en la mismísima primavera de 1403.

1236

El 2 de febrero de 1559 comenzó un fuego nuevo y este dato fue el que consignó Fray Bernardino de Sahagún para dejar escrito que en esta fecha iniciaban los años los antiguos mexicanos, sin embargo como se ve en los diagramas esto no es cierto porque los años se van moviendo conforme avanza el calendario juliano-gregoriano que contiene días bisiestos y el antiguo calendario de México no usaba el sistema de años bisiestos.

 





Los inicios del año prehispánico y los días dedicados a los marcadores de los años.

12 10 2019

Una singular manera de contar los días en el México prehispánico.

EL INICIO DE LOS DÍAS

Tienen su origen en los amaneceres

El Sol al amanecer surgiendo del cerro Papayo, a los 260 días del solsticio de invierno.

El Sol al amanecer surgiendo del cerro Papayo visto desde el cerro de Xochitepec, Xochimilco

 

Cuando despertamos de nuestros sueños, después de estar activos todo un día y descansar durante la noche, podemos decir: ha llegado un nuevo día, el cuerpo se levanta y el ánimo regresa a nosotros. Esta sensación de comenzar con ánimo es consecuencia de un ciclo o ritmo llamado circadiano, que domina nuestro cuerpo ordenándole descanso durante los momentos nocturnos. Toda la humanidad está regida por este ciclo, un fenómeno que es inherente a los seres humanos y que consiste en dejar descansar al organismo humano durante la noche para restablecer sus funciones correctamente. Si no se atiende a este ciclo natural su puede alterar la salud física y psicológica de una persona.

ciclo-circadiano

La palabra “circadiano” es un vocablo que proviene del latín de donde “circa” significa alrededor mientras que “dies” es el día, alrededor del día.

En el 2017 Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young fueron galardonados con el premio Nobel de medicina, al haber descubierto los mecanismos moleculares que regulan al ritmo circadiano. Estos científicos afirman que antes que la atmosfera de la Tierra tuviera su composición actual los ciclos de la oscuridad y la luz tuvieron un impacto en la vida en la Tierra. Nuestro reloj interno está asociado y está en sintonía con el movimiento de rotación de la Tierra, con los momentos de oscuridad y luz.

El ritmo circadiano en el antiguo México prehispánico.

Desde la antigüedad se le ha dado un significado a la noche y al día. La noche era representada por un medio círculo oscuro, su nombre era YOHUALLI, con puntos claros en su interior y los símbolos de las estrellas “los ojos de la noche”. El día a su vez era dibujado como un medio círculo con los rayos característicos del Sol, a este periodo diurno se le llamaba TLANEZTLI. Los dos semicírculos unidos formaban un círculo al que se le denominaba TONALLI.

codice borbónico

La noche y el día, Códice Borbónico, Yohualli y Tlanezi, los dos juntos hacen al Tonalli.

Llama la atención que al sueño que se produce durante la noche se le denomine en náhuatl Temiquiztli, palabra asociada a la muerte, miquiztli. Y esto es así porque en la noche es como su tuviéramos una experiencia parecida a la muerte, para que al despertar en el día tuviéramos la sensación de volver a vivir, conscientemente. La noche repara el trabajo realizado durante el día y el cuerpo a través de la función del ritmo circadiano manda al cuerpo a descansar. Se deduce que cuando llega el Sol al amanecer la actividad humana retoma su curso. El amanecer como inicio del día completo es una constante en el mundo entero antiguo y en el periodo prehispánico no fue diferente.

De acuerdo a las fuentes del siglo XVI hay varias referencia que apuntan a que el día comenzaba al amanecer, unas son directas o literales y otras no requieren de mucha interpretación para deducir que los días los iniciaban al amanecer.

Sin título-1

En esta carta se lee: “Y dicen que el año comienza precisamente cuando sale el sol” o lo que es lo mismo al AMANECER.

Sin título-1 copia

En este texto se puede leer como dividían en cuatro partes el día.

duran años carrizo

Aquí se puede interpretar que los días comenzaban al amanecer pues los años carrizo estaban dedicados al oriente, por donde sale el Sol. Los años comenzaban en el símbolo carrizo para los Toltecas.

años amanecer acatl

De nuevo el oriente asociado a los años caña o carrizo, hacia la lumbre o al Sol.

años acatl amanecer

Los años ume acatl, dos carrizo asociados al oriente, al amanecer, son los marcadores en donde comenzaban los nombres de los inicios de las ruedas de 52 años

Sin embargo en las mismas fuentes a veces se puede interpretar que los días comenzaban a la medianoche pues palabras más o palabras menos se escribe que los fuegos nuevos comenzaban al anochecer, cuando las siete cabrillas también llamadas las pléyades hacían su aparición en lo alto del cielo nocturno durante el nadir. En este punto hay que hacer dos observaciones interesantes que echan por tierra esa posibilidad de que los antiguos comenzaban su cómputo de los días al anochecer.

v4-728px-Find-the-Pleiades-Star-Cluster-Step-1-Version-2

Las siete cabrillas o Pleyades

Primera: Hay que saber que en la astronomía básica y elemental sin telescopio, los seres humanos pueden ver todo el universo a lo largo de un año, bueno todo lo que el ojo pueda ver. La Tierra gira alrededor de su eje y durante las noches podemos ver las estrellas y astros que están colocados en la parte posterior a la parte iluminada del planeta. Cuando damos media vuelta alrededor del Sol podemos ver la otra mitad del universo durante la noche. Una observación muy particular la hacemos cuando suceden los eclipses totales de Sol. En estos momentos de oscuridad total podemos ver la parte del universo que veríamos medio año después y que vimos medio año antes. A la noche posterior al eclipse vemos la otra mitad del universo que corresponde al lado contrario de la Tierra iluminada.

En el cielo nocturno existe una constelación llamada las pléyades, es un conjunto de más de siete conglomerados luminosos, estrellas, A “ojo pelón” solo se ven siete con una buena vista y con binoculares son mejor observadas. Este conjunto de estrellas forman una espiral y se dice que los antiguos mexicanos observaban su paso cada que comenzaba un fuego nuevo. Suena bien pero hay un problema. Los fuegos nuevos eran periodos de 52 veces 365 días y ese detalle hace que los fuegos nuevos comienzan en diferente fecha astronómica solar de manera que al cabo de aproximadamente medio año las pléyades que una vez fueron observadas al principio de un ciclo de 1508 años ya no se podían ver pues estaban justo atrás del cielo nocturno. Para la época en la cual habían llegado los europeos a América y preguntaban a los autóctonos mesoamericanos ¿Cuándo iniciaban sus fuegos nuevos? Ellos respondían que tenían que esperar cuando las pléyades estaban en el cielo nocturno, el nadir.

Xonecuilli-o-baston-del-dios-Quetzalcoatl-en-los-petrograbados-de-Cuahilama

En este petrograbado se observa la constelación de las pléyades en el xonecuilli. Siete puntos al interior de la espiral. Además está el símbolo de los 4 tlalpilli de 13 años cada uno, que hacen un total de 52 años. El grabado se localiza en Cuahilama, Santa Cruz Acalpixca en Xochimilco.

Los historiadores tomando este dato como cierto y han creído que siempre fue así pero van en contra del principio de realidad. Si las pléyades en el siglo XVI estaban o se aparecían en el cielo nocturno durante el inicio de una serie de 52 años de 365 días era porque se acercaban al final de un ciclo de 1508 años cuando el año trópico coincidía con el año civil, que era el que llevaban los antiguos mexicanos. A finales del siglo XVI se reformó el calendario juliano y llegó el gregoriano, este último hizo que las estaciones ya no se movieran tanto y actualmente tenemos una visión “congelada” de los cielos como estaban a finales del siglo XVI. Por eso tenemos otra confusión entre quienes desean saber en qué momento comenzaban los años y los fuegos nuevos porque  consideran que los años comenzaban cuando las pléyades estaban en el nadir y se concluye que los años iniciaban durante el solsticio de invierno que es la fecha cuando estas estrellas se colocan arriba de nuestras cabezas. De aquí surge otra interpretación a los inicios de los años pues como es sabido los Toltecas tenían la costumbre de nombrar al año 80 días después de haber iniciado, era su marcador. Si ubicamos al inicio del año como al 12 de diciembre de 1531, fecha importante en el estudio de los calendarios por parte de Lorenzo de Boturini,  tenemos que el 1 de marzo es la fecha correlacionada para el marcador del año y en consecuencia se asume que era el inicio del año. Actualmente se ha considerado el movimiento de los días que realizo Gregorio XIII y se ha ajustado esa fecha al 11 de marzo. Confusión tras confusión y se ha llegado a esto. Y aún hay más porque el dato del 1 de marzo como inicio del año es tomado del Fraile Diego Durán mientras que otro fraile igual de importante en esto de las fuentes del siglo XVI Fray Bernardino de Sahagún escribiría que el 2 de febrero iniciaba el año antiguo de México. Mecánicamente se ha tomado ese dato sin considerar que como dije antes los años civiles iban retrocediendo conforme pasaba el tiempo. Igualmente se hace una corrección gregoriana al 2 de febrero y se obtiene el 12 de febrero. Esto es correcto pero solo para la fecha que se obtuvo como registro del siglo XVI porque haciendo los cálculos pertinentes, se puede llegar que la fecha a la cual se refería Sahagún era el 2 de febrero de 1559, inicio de un nuevo ciclo de 365 días. El día fue 12 carrizo y su marcador a los ochenta días el 2-carrizo, el 23 de abril de 1559. Siguiendo esta secuencia se obtiene que el día 21 de octubre del 2026 va a dar inicio un nuevo ciclo de 52 años y su marcador caerá el 9 de enero del siguiente año o sea del 2017.

marcador 2-carrizo

Símbolo del marcador del año 2-carrizo

Segunda: Los días no empezaban a la medianoche porque los antiguos mexicanos preparaban la llegada del nuevo ciclo de 52 años durante la noche con fastuosos fuegos, pero estos tenían la función de que el Sol volviera a surgir por el oriente durante el amanecer. Los rituales del fuego nuevo eran prácticas propiciatorias para que el sol no se apagara. Llegado el amanecer era el tiempo de renovación y del inicio de un nuevo ciclo de 52 años.

LOS MARCADORES DE LOS AÑOS

Tienen su origen en el paso cenital y se medían al mediodía

El antiguo calendario de México está basado en la concordancia del año civil y el año trópico. Esta concordancia da como resultado un total de 1508 años agrupados en 29 series de 52 años.

Cada año de un periodo de 52 de ellos comenzaba al amanecer del primer día pero los Toltecas tenían la costumbre de nombrar a los años con la fecha numérico simbólica que ocurría a los 80 días después de su inicio. El primer año de un xiuhmolpilli, secuencia de 52 años, comenzaba en un día 13-carrizo y sui marcador a los 80 días el 2-carrizo.

En el libro que escribí “1508, los fuegos del tiempo” argumento que los marcadores de los años tiene su origen en un congreso calendárico ocurrido en Egipto y al cual debieron haber estado seres de este continente entre ellos los Toltecas.

DSCF3382

Este libro es parte del original que se llama 1508, los fuegos del tiempo.

El congreso ocurrido en Egipto tuvo como anfitrión a Julio Cesar y Cleopatra. Sosígenes, un astrónomo egipcio quien le sugirió a Julio Cesar reestructurar el calendario Romano y sugiriéndole aumentar a 445 días la cuenta de sus días además de usar el día bisiesto. Julio Cesar lo aceptó pero los Toltecas solo tomaron al pie de la letra la primera parte y a lo del bisiesto no le hicieron tanto caso pues siguieron llevando sus años de 365 días. Siendo así el calendario mesoamericano también agregó esos 445 días que corresponden a una suma de 365 días más 80 días. El nuevo ciclo de 1508 años comenzó para los Toltecas el 27 de febrero del año anterior a la era cristiana. De manera que el día 10 de diciembre del año 3 anterior a la era cristiana que era la fecha Tolteca 10 conejo fue el día en el cual se reformó el calendario mesoamericano a sugerencia de Sosígenes. Los antiguos mexicanos no movieron en ningún momento la serie del tonalpohualli ni quitaron ni pusieron días, solo llevaron 445 días después del 10 conejo a la fecha 13 carrizo, o dicho de otra manera, esperaron a que sucedieran los 445 días y llegaron al día 13 carrizo como el marcador del año. Del 10 conejo al 13 carrizo hay 260 días más 185 días, 445 días.

El 13 carrizo fue entonces el inicio del nuevo ciclo de 1508 años cuando este inicio muy probablemente se debió haber dado el 10 de diciembre del año 3 antes de Cristo.

Siendo así la estructura de los 1508 años quedó así:

Inicio del año: 13 carrizo, 27 de febrero del año anterior a la era cristiana.

Marcador del año: 2 carrizo,  17 de mayo del año anterior a la era cristiana.

Aquí lo interesante es que el 17 de mayo de esa época correspondió al paso cenital por el paralelo en donde está ubicado el Valle de México.

Los antiguos mexicanos estaban muy atentos al paso cenital por donde se habían ubicado los Toltecas y siglos después los pueblos Toltecas Chichimecas.

La observación de los pasos cenitales fue una herramienta para medir exactamente la duración de los años de manera que al concluir los 1508 años y solo en ese momento se debía de observar un paso cenital que coincidía con la fecha de inicio de este gran ciclo, es decir que para el día 2-carrizo de una nueva serie de 1508 años se debió haber visto un paso cenital y esto ocurrió el 6 de mayo de 1507, día 2-carrizo marcador del año de un nuevo periodo de 1508 años.

Es sabido que los egipcios le daban mucha importancia a los pasos cenitales de forma que hacían enormes agujas de piedra llamadas obeliscos. La función de estas construcciones verticales era precisamente medir los años a partir de los pasos cenitales. Lo que es realmente sorprendente es que el paso cenital observado en el inicio de las series de 1508 años estaba asociado a los pasos cenitales que se daban en el paralelo del Valle de México. Para los egipcios al parecer era muy importante este paralelo. La referencia más cercana a esta línea imaginaria es La Meca, que tuvo importancia ya pasados 622 años, la era de Mahoma, después del inicio del gran ciclo de 1508 años.

SURGE UNA NUEVA SERIE DE 1508 años.

El uso de un calendario que iniciaba en un día con el nombre de otro día debió haber causado cierta confusión y una manera de eliminar la confusión fue fusionar los dos conceptos: el inicio del año con el marcador del año.

Los Toltecas lo arreglaron así: El ciclo original de 1508 años comenzaba en el día 13 carrizo y con su marcador 2-carrizo. Esperaron el tiempo en el que el marcador del año fuera 13-carrizo y a partir de ese día marcador lo hicieron inicio del año. Fue algo genial a mi parecer pues ya no había confusión en relación al nombre del año y al inicio del año. Esto sucedió un 11 de mayo del año 24. En esta fecha juliana se dio el día 13 carrizo que era el marcador del año que comenzaba el 21 de febrero del año 24 en la fecha 11 carrizo.

!3-carrizo. Símbolo ubicado en la parte superior de la piedra del Sol.

13-carrizo. Símbolo ubicado en la parte superior de la piedra del Sol. Corresponde al día 11 de mayo del año 24 D.C. 1508 años después se repite este símbolo en el día 30 de abril de 1531

Esta nueva serie de 1508 años tuvo repercusiones en la vida de los pueblos que construyeron la antigua ciudad de México Tenochtitlan, en el mito Guadalupano durante el periodo de transición de la implantación del catolicismo, en la reforma gregoriana y en la fecha exacta cuando se “descubrió” la piedra del Sol con el Trece Carrizo inscrito en la parte superior de esta escultura.

3

En el códice mendocino se aprecia un ciclo de 52 años que no inicia en el día trece-carrizo sino en el 1-pedernal. Sin embargo los aztecas sabían y así lo dejaron señalado que el fuego nuevo ocurría en el año 2-carrizo. La serie de los 1508 años que inician en el año 24 está asociado a la secuencia de las ruedas del tiempo que marcaron la fundación de México Tenochtitlan.

A continuación un análisis con la línea del tiempo de este ciclo de 1508 años que empezó en el año 24 con el marcador 13 carrizo.

 





El marcador del año.

21 12 2018

El marcador del año.

marcador 2-carrizo

Marcador del año 2-carrizo

 

codice-boturini-1600

Aquí se muestra otro fuego nuevo en el marcador 2-carrizo 

 

 

 

Entre los antiguos mexicanos desde la época de los toltecas el nombre de los años tenía una particular manera para nombrarlos.

Como ya bien se sabe y está establecido entre este antiguo grupo cultural, los Toltecas, los años se designaban con cuatro símbolos obtenidos lógicamente de la veintena de días del tonalpohualli. Los símbolos escogidos fueron la casa, el conejo, el carrizo y el pedernal. A cada uno de estos símbolos se le adjudicaba un numeral del 1 al 13, de manera que se conformaban 52 combinaciones diferentes correspondientes a un fuego nuevo, 52 años, un xiuhmolpilli en lengua nahuatl. Los Toltecas optaron por iniciar sus años en la combinación 2-carrizo.

Esta manera de designar los años es muy clara en el códice de la peregrinación Tolteca-Chichimeca o Tira de la peregrinación. En dicho códice se observa como cada 52 años se ritualizaba un fuego nuevo con el nombre del año 2-carrizo.

fuego nuevo copia

Símbolo del fuego nuevo o xiuhmolpilli, 52 años

 

boturini_15

Este hecho presenta algunos problemas para su comprensión pues de inmediato surge la pregunta del porque no iniciaban su año en el día de inicio de un tonalpohualli original o sea en el día 1-cocodrilo. Los mayas también presentaban esta curiosidad de no empezar su año en esta combinación a pesar de que en sus libros antiguos como el Popol Vuh o el Chilam Balam se cuenta que el primer día del año era el cocodrilo, supongo yo que en el número uno pues era el primer día. Los mayas comenzaban su año en el día 1-lluvia, cuestión que hay que aclarar en otro ensayo pues vamos a ver porqué los Toltecas comenzaban su año de los fuegos nuevos con la combinación 2-carrizo.

Para esto nos vamos a apoyar en el dato que ofrece Fray Bernardino de Sahagún quien anotó que los indígenas comenzaban su año en un 2 de febrero. Un dato adicional entre otros es el relativo a la fecha que inicia la mayordomía del niñopa en Xochimilco, un símbolo que se venera desde hace mucho en esta región y que representa al símbolo del año pues quien lo cuida se cambia cada año. El inicio de esta festividad va acompañada de fuegos pirotécnicos que recuerdan la ceremonia del fuego nuevo prehispánico.

Curiosamente en el año de 1559 se le otorga a Xochimilco por parte de la corona española el título de “noble ciudad” a petición de sus habitantes. Algo importante debía de haber en ese año pues era el inicio de un fuego nuevo.

“Es nuestra merced y voluntad y mandamos que ahora y de aquí en adelante el dicho pueblo de Xochimilco se llame e intitule y pueda llamar e intitular la Noble Ciudad de Xochimilco, y que goce de las preeminencias, prerrogativas e inmunidades que gozan y deben gozar las otras ciudades de las dichas nuestras Indias”

Felipe II de España, resolviendo la petición de los habitantes de Xochimilco.

Archivo General de la Nación, Reales Cédulas Duplicadas, vol. 1, exp. 166, f. 151.

 

Tomando como base el estudio que realicé para establecer la correlación del calendario mexicano con el europeo resulta que el 2 de febrero de 1559 comenzó un fuego nuevo. El día de inicio fue en las cuentas prehispánicas el 13 carrizo, sin embargo el nombre del año cae 80 días después o sea el 2-carrizo. En esos tiempos ese día era el 23 de abril del mismo año de 1559. Aplicando la corrección gregoriana resulta que ese día es en la actualidad el 3 de mayo una fecha muy significativa en los pueblos mesoamericanos pues es donde se celebra la festividad de la santa cruz. Esta festividad es una práctica sincrética a todas luces pues en el fondo era la fecha dedicada al tonalpohualli cuyo símbolo es la cruz foliada, el símbolo del principio y el fin, el cero maya, representado en diversos códices de culturas afines en Mesoamérica. Era una cruz que figura una flor de cuatro pétalos.

El símbolo 13-carrizo lo localizamos en la piedra del Sol en la parte superior y al marcador 2-carrizo en la frente de la imagen de Tonatiuh, el personaje central que muestra su lengua.

Hay más que decir al respecto pero por el momento creo que es suficiente. Cuando sea el día 2-carrizo aclararemos más cosas que sorprenderán a propios y extraños.





8 03 2010

Vocabulario mínimo de términos nahuatl  utilizados para el computo del tiempo

 Tiempo                       cahuitl

Día (24 hrs.)               tonalli

 Momentos diurnos     Tlaneztli

 Momentos nocturnos  yohualli

 Grupo de cinco días   tianquiztli

 Trecena de días          matlacueyi

 Veintena de días        cempohualli

 260 días                      tonalpohualli

 Año de 365 días         xihuitl

 Trece años                  tlalpilli

 52 años                       xiuhmolpilli

 104 años                     huehuetiliztli

 Era cosmogónica

(1040 años)                 Tonatiuh

 Deidad del tiempo     Tlaloc

 Ayudantes de Tlaloc  tlalohquetl

 Astrónomo                 Tonalpohuahquetl

 Estrella                       Citlalli

 Luna                           Meztli

 Sol                              Tonatiuh

Eclipse de sol          Tonatiuhcuallo

 Venus                         Tlahuizcalpantecuhtli

 Cielo                           Ilhuicatl

 Tierra                          Tlalticpan, tlaltipactli

 Puntos cardinales:

Centro                        Tlalnepantla

Norte                          Ayamictlan, mictlampa

Sur                              Huitztlan, huitztlampa

Este                            Iquizayan, Tlalocan

Oeste                          Icalaquian, zihuatlampa





2 de febrero, los tamales, la candelaria y el niñopa.

18 01 2010

 

Niño dios con atuendos aztecas, Xochimilco

Niño dios con atuendos aztecas, Xochimilco

Estamos a unos días para llegar al 2 de febrero, fecha de la candelaria, momento en el cual se celebra una gran fiesta en prácticamente toda América, Mesoamérica y Sudamérica.

En el México antiguo de 1559, el 2 de febrero era el día en el cual comenzó un año agrícola y un periodo de 52 años y por tal motivo en recuerdo de este día se quedo el rito sincrético de bendecir las semillas que han de sembrarse en el año.

Algunos habitantes celebran en este día a la virgen de la Candelaria como en Tlacotalpan, Veracruz, pero otras personas celebran al niño dios. Es el caso de Xochimilco, población que se paraliza por este festejo. En esta fecha cambian de mayordomo la custodia de una pequeña escultura llamada el niñopa.

Niñopa es una palabra híbrida y viene del español y del nahuatl, niño es español y pa viene del nahuatl, significa en el lugar. Por lo tanto niñopa significa en el lugar del niño.

¿Cuál niño? , el niño dios cristiano y a la vez es el pequeño Quetzalcoatl, Topiltzin, nuestro pequeñito, asociado a ce acatl, el inventor del calendario y del tonalpohualli. El niñopa es una imagen sincrética, posee elementos occidentales e indígenas.

La rosca de Reyes que se come el 6 de enero esta asociada al niño dios cristiano. A aquella persona que le toca el muñeco de la rosca tendrá el honor de hacer y compartir tamales el 2 de febrero. ¿Por qué el 2 de febrero? Porque en esta fecha, de acuerdo a las informaciones del fraile franciscano Bernardino de Sahagún, se celebraba el inicio del año prehispánico y al niño Quetzalcoatl.

El 2 de febrero y la festividad prehispánica del Atamalcualiztli

Al festejar el 2 de febrero estamos recordando una gran fiesta que celebraban nuestros antiguos mexicanos. En ese día se festejaba la fiesta de Atamalcualiztli, que en nahuatl significa “el comer tamales de agua”. ¿Porqué de agua, si los tamales son de maíz?. Considero que de agua porque se hacían al vapor, utilizando agua para su cocimiento. Existen tamales que no se hacen así como aquellos que se colocan directamente sobre un comal, como los tamales de pescaditos o los de ancas de ranas que aún los podemos encontrar en el mercado de Xochimilco.

La fiesta de Atamalcualiztli se festejaba cada ocho años al concluir un fuego nuevo y estaban dedicados al planeta Venus.  Cada ocho años hay cinco revoluciones sinódicas de este planeta con respecto a la tierra. Por eso es una comida ritual con características astronómicas. Los tamales de quelite son los que mas contenido venusino poseen. Están hechos de masa de maíz y esta gramínea era la planta que descubrió Quetzalcoatl para los seres humanos para su manutención. Quetzalcoatl fue asociado al planeta Venus.

Por otra parte Quilaztli fue la deidad prehispánica que alimento a base de verduras a Quetzalcoatl niño durante su huida de aquellos que lo querían matar. Quilaztli era asimismo la cihuacoatl, una deidad también asociada al planeta Venus que después se tornó en la Virgen de Guadalupe durante el largo proceso del sincretismo cultural de las deidades prehispánicas con las deidades cristianas.

¿Porque la virgen de la Candelaria? Creo que porque la candela esta asociada al fuego, y el fuego nuevo es lo que se festejaba en esta fecha. Un curioso juego de palabras, que se torna en fuego de palabras, por la semejanza fonética entre candelaria y calendaria, dos palabras que en el México prehispánico estuvieron fuertemente ligadas, el fuego y el calendario.

El niñopa. Ce acatl, Topiltzin, Quetzalcoatl.

El niñopa esta, en el inconciente colectivo de los habitantes de Xochimilco, amarrado a un culto ritual que recuerda al niño Quetzalcoatl. El 2 de febrero se da el cambio de mayordomo que se encargará por un año al cuidado de la imagen, de alguna manera es el niño del año.

Sahagún escribe en el siglo XVI que en esta fecha iniciaba el año de los indígenas y Diego Duran a su ves decia que 52 años hacían un grupo de años o un jubileo al cual le denominó “edomada”. Esas edomadas eran los xiuhmolpilli, un grupo de pequeños años, “años niño” por así decirlo, que conformaban un grupo de 52 de ellos. La rosca de reyes es eso, una alegoría a los 52 años y sus pequeños niños, llamados muñecos, que si nos tocan en la rebanada de rosca se tiene por tradición, que dar tamales el 2 de febrero.

Aunque la mayoría de los Xochimilcas no lo sepa el niñopa es una imagen escultórica que representa la mutación del culto al niño Quetzalcoatl llamado Topiltzin, nuestro pequeñito en nahuatl, al niño dios cristiano llamado Jesús.

En realidad son la misma concepción y se refieren a la misma persona. Cristo ya era conocido en América y sus enseñanzas fueron conocidas también aquí. Un tema polémico sin duda que en estos momentos solo se expresa en términos especulativos pero que son uno de los objetivos de estos ensayos.

Lo que primero hay que tener muy en claro es que la fecha y la imagen están asociadas a una deidad prehispánica.

Esta festividad esta relacionada con otra muy importante en México que es la de la Virgen de Guadalupe. El 12 de diciembre era para el siglo XVI sucedía el solsticio de invierno y a los 52 días después de esta fecha se llega el 2 de febrero. Si consideramos al solsticio de invierno como el inicio del tonalpohualli en la fecha 1-cocodrilo veremos que el 2 de febrero será la combinación 1-carrizo, ce acatl en nahuatl, que como sabemos era una de las denominaciones esotéricas de Quetzalcoatl: ce acatl, Topiltzin, Quetzalcoatl.

El niñopa y el maíz

Niño dios con mazorcas de maíz, bendición de las semillas, Xochimilco

Niño dios con mazorcas de maíz, bendición de las semillas, Xochimilco, 2 de febrero

La planta del maíz era el treceavo símbolo del calendario prehispánico. Originalmente el símbolo colocado en la treceava posición debió haber sido el maíz. El investigador Enrique Florescano así lo refiere y documenta esta hipótesis en su libro “el mito de Quetzalcoatl”.

Posteriormente este símbolo se pudo haber transformado en el carrizo, planta también llamada falso bambú, era uno de los símbolos esotéricos de Quetzalcoatl y en particular a ce-acatl, uno carrizo, combinación calendárica del tonalpohualli que iniciaba el segundo periodo de 52 días. Ce acatl, día y año en el que nace y muere Quetzalcoatl, con la promesa de que regresaría.

En Xochimilco se le conoce al carrizo también con el nombre de otate, otlatl en nahuatl. En los escritos del siglo XVI también se refiere a este símbolo con el nombre de caña. Llama la atención que en toda Mesoamérica el término caña se refirió mas al tallo del maíz que al carrizo y posteriormente a la planta de donde se extrae el azúcar, la caña de azúcar. Sin embargo esta última fue traída de África para su cultivo en América durante la época colonial. Hasta hace algunos años todavía era posible ver que en algunas regiones, dedicadas al cultivo del maíz, se vendieran las cañas dulces de cierta especie de esta planta, el tallo tenía una coloración morada y por la zona de Topilejo se vendían a las orillas de la carretera, era una caña para masticar y degustar, no era para producir elote o maíz. Topilejo, vocablo nahuatl deformado, estaba asociado al lugar de los topiles o jefes guardianes. Topilejo es una región aledaña al estado de Morelos, lugar en donde se cree que nació Quetzalcoatl. Topil significa nuestro pequeño y era una denominación también para designar al bastón de mando de los líderes de un pueblo. Quetzalcoatl portaba su topilli. Por eso considero que la denominación ceacatl para Quetzalcoatl podría traducirse como uno-maiz. Quetzalcoatl transformado en la planta del maíz. El guarismo uno que en nahuatl se dice: centli, también puede estar asociado, por una variación fonética, al vocablo para designar al grano de maiz o cintli.

Sincréticamente la combinación uno-carrizo está asociada al día 2 de febrero, el día de la candelaria, el día de los tamales hechos de maíz. En este día en Xochimilco se bendicen las semillas de maíz que han de sembrarse para la cosecha anual. Se venera al niño dios en la forma del Niñopa, que cambia de jefe guardián o mayordomo, el niño Quetzalcoatl, Topiltzin, nuestro pequeñito, nuestro guía y guardian.

Si consideramos el inicio de un tonalpohualli en la combinación 1-cocodrilo, en el 12 de diciembre, día de la virgen de Guadalupe, llegaremos al 2 de febrero a la combinación 1-acatl, uno-planta de maíz o si se prefiere uno-carrizo.

Algunas de los vocablos de origen nahuatl que han sido castellanizados y que serán recurrentes en esta fecha son:

tamal, quelite, el atole y el mole.

Tamal viene de tamalli,

quelite de quilitl,

atole de atolli,

y Mole de mulli.